El uso de smartphones es cada vez más común en nuestro día a día. Cada vez se utilizan más en situaciones laborales y de ocio. Además, los smartphones y herramientas similares (como las tablets), se utilizan en edades cada vez más tempranas. Estas tecnologías son cada vez más frecuentes en las prácticas académicas. A pesar de este uso cotidiano, la investigación ha centrado su atención en las consecuencias negativas del uso de las nuevas tecnologías. Ellis (2019) plantea una visión diferente de este asunto. El punto de partida es que las medidas psicométricas utilizadas pueden estar sesgadas, impidiéndonos captar la realidad de la situación y sus posibles ventajas o ganancias. El trabajo completo puede consultarse en el siguiente link ⇒ https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0747563219300986