web 2.0

Fotografía de Toa Heftiba en Unsplash

Según pasaba la tarde, Alicia y Alfonso tenían menos cosas que decirse. Los restos del café ya se enfriaban en la taza, mientras la batería del móvil iba disminuyendo. De pronto, la conversación de un grupo de adolescentes captó su atención.

– ¿Has visto el último story de Sofía? ¿Cómo se puede tener tanta cara?

– Sí, yo no entiendo que nos diga que no puede venir y esté conectada al Whatsapp todo el rato. ¡Mira, otra vez en línea!

– Además, que yo le he visto el Telegram y cambió la foto de perfil sin comentarnos nada… Eso es que sigue enfadada por lo del finde pasado.

– ¡Pues menuda falsa! Porque nos dijo que todo estaba arreglado y en los estados publica que está «muy decepcionada con la gente».

– ¿Y si nos sacamos un selfie? Seguro que luego lo ve por Facebook y se muere de envidia.

– Vale, pero pásamelo que lo quiero editar primero para subirlo al Insta.

Cuando Alicia y Alfonso, cerca de la treintena ya, salieron de la cafetería, no pudieron evitar comentar la situación.

– ¿Nosotros también éramos así? ¿Te acuerdas del Messenger y de lo guays que éramos por poner los nicks de colores?

– Nosotros éramos peores, Alfonso. Si alguien no respondía al momento, lo llenábamos de zumbidos o de stickers gigantes que cubrían toda la pantalla.

– ¡Ay, Alicia! Nos hacemos viejos…

– Habla por ti. Yo me marcho a casa que tengo que hacer un directo para Twitch y terminar la comunicación de las cuatro cuentas de Twitter que llevo.

– Desde luego, tú siempre tan moderna.


Es innegable la relevancia que han adquirido las redes sociales en la actualidad. Desde el desarrollo de Internet en la década de los 70 hasta ahora, las novedades tecnológicas avanzan a un ritmo exponencial. Consecuentemente, también se debe evaluar el impacto que esto ha acarreado a la población, ya que se encuentran luces y sombras. Las redes sociales surgen con varios propósitos: conocer gente nueva, mantener amistades, compartir información, comentar estados de ánimo. En definitiva, se utilizan para establecer una comunicación.

Dentro de los elementos de esta interacción, lo que cobra mayor relevancia es el canal. Podemos conectarnos con personas al otro lado el mundo en cuestión de segundos. Un investigador en Canadá puede compartir sus hipótesis con un equipo en Tailandia por videoconferencia, al mismo tiempo que recibe un email desde Barcelona, confirmando su reserva de vacaciones. La importancia de la web 2.0 radica en su elemento social, pues las personas que la integran colaboran poco a poco para transformar la web tradicional en un espacio interactivo.

Como se aprecia en la historia, los adolescentes han asumido a través de las publicaciones de Sofía una serie de mensajes. Esto para ellos va a tener un significado concreto y no están contemplando otras posibilidades. ¿Cómo de probable sería que estuvieran equivocados? Puede que Sofía haya optado por hacer planes con otros amigos, que se haya cansado de reproches o simplemente que haya ocurrido algo en su familia por lo que tiene que estar localizable. Ésta es una situación que se vive cada vez con mayor frecuencia entre las personas. Asumir como realidad única lo que conforma la identidad digital de esa persona. Con la cantidad de malentendidos e interpretaciones erróneas correspondientes.

Dentro de las ventajas del buen uso de las redes sociales están la ampliación del círculo de amistades, compartir contenido audiovisual al instante, formar grupos de cooperación para defender problemas sociales, ser parte de una comunidad y recibir feedback inmediato sobre distintas opiniones, entre otras. Pero también hay una serie de desventajas asociadas a su mal uso, como la disminución de la productividad, la suplantación de identidad, la apropiación de material sin reconocimiento de autoría y los cada vez más conocidos casos de ciberbullying, difusión de imágenes de sexting y grooming (adultos que se hacen pasar por jóvenes para ganarse la confianza de otros y acabar abusando sexualmente de ellos).

Si conoces a alguna persona que tenga problemas en su comunicación o en otras facetas de su vida, debido a un mal uso de sus redes sociales, es importante que le recomiendes que se ponga en contacto con un profesional. De este modo, con la ayuda adecuada, podrá salir de la trampa que le han tejido sus propias redes (aunque sean sociales).