SuperdotadoLa tarde pasaba mientras Natalia seguía esperando por fuera del despacho del director. La verdad es que no le parecía para tanto lo que había ocurrido… La profesora de tecnología contaba cosas que ella ya se sabía y se había distraído un rato. Es cierto que no era una asignatura que le gustara especialmente, pero es que repetía lo mismo una y otra vez, utilizando otras palabras. Entonces a Natalia le pareció buena idea sacar otra libreta y centrarse en su novela. No entendía por qué se molestaba tanto si ella no estaba molestando a nadie y esa clase era una pérdida de tiempo… A ver si terminaban pronto y podía llegar a tiempo al entrenamiento de fútbol.

Su profesora estaba reunida con sus padres y el director. Había observado a Natalia muy dispersa durante sus clases, no prestaba atención y no entregaba los deberes a tiempo. Esto llevaba pasando desde hace más de un mes y le pareció el momento apropiado para llamar a la familia. En las otras clases, sobre todo en Lengua y Sociales, destacaba muchísimo por sus calificaciones. Se defendía bastante bien en matemáticas y los primeros contactos con la física no supusieron un gran reto. Pero en su asignatura y en la del profesor de dibujo no parecía mostrar ningún interés, a pesar de demostrar aptitudes manuales y creativas en otros ámbitos…

El próximo mes Natalia cumplirá 12 años y si continúa por el mismo camino, acabará suspendiendo algunas asignaturas y no podrá pasar de curso. ¿Cómo podemos orientar a sus padres?


Para empezar debemos determinar cuál es el motivo de que Natalia haya dejado de «prestar atención» o de «mostrar interés» en las asignaturas. El matiz en este caso es relevante porque nos sugiere un par de ideas: puede tener un problema de atención o está apática y desmotivada. Pero, ¿y si fuera otra cosa? Al fijarnos en su rendimiento en otras áreas podemos decir que está por encima de la media. ¿Y si estamos ante un caso de Altas Capacidades Intelectuales? 

Las Altas Capacidades se organizan en cuatro subtipos: sobredotación, superdotación, talento y precocidad intelectual. Se caracterizan porque el alumnado que las presenta maneja y relaciona de forma eficaz múltiples recursos cognitivos diferentes. Es decir, destacan de manera excepcional en los dominios verbal, matemático, lógico, creativo, etc. Tienen en común que son fenómenos cognitivos estables en la vida de la persona, exceptuando la precocidad intelectual. En este caso hay un ritmo de desarrollo más rápido, pero al alcanzar los 12-13 años, sus habilidades se equiparan con las de sus compañeros.

Cuando aparece un descenso en el rendimiento académico suele estar asociado a que se aburren durante las clases. Sus conocimientos y ritmos de aprendizaje son más rápidos que los de sus compañeros de curso y, como consecuencia, no elaboran hábitos de estudio adecuados. Esto es común en talentos académicos o precoces intelectuales. Sin embargo, los alumnos superdotados no muestran tendencia al aburrimiento en clase, son capaces de adaptarse bien y buscan retos intelectuales fuera del aula. Además, no necesariamente los superdotados tienen notas excepcionales en todas las asignaturas.

Estos ejemplos ilustran la gran variabilidad de casos que hay dentro de las Altas Capacidades. Al igual que los niños con déficit de atención o con dificultades de aprendizaje, éstos también necesitan que se tomen medidas para adaptar su currículo académico. Por lo que tras una evaluación y la elaboración de un informe psicopedagógico por un orientador, se propondrán las necesidades de apoyo educativo pertinentes.

En el caso de los padres de Natalia, les recomendaremos que se realice una evaluación completa sobre las aptitudes generales de su hija y que se exploren algunos dominios, como la atención o alguna alteración considerable del estado de ánimo, de forma más específica para poder verificar qué es lo que le ocurre. En cualquier caso, debemos recordar que no siempre lo que nos cuentan las apariencias se corresponde con lo que ocurre en realidad.